¿Hasta qué punto conocemos el significado de las cartas del Tarot? ¿Tenemos que seguir a pies juntillas aquellas interpretaciones que nos proporcionan los manuales?

En mi experiencia, el significado de las cartas del Tarot responde a una combinación de mezcla e intuición. Una ciencia que no es exacta y que, como todos los conocimientos, puede ampliarse al introducir saberes nuevos.

Darle nuevos significados a las cartas del Tarot

La forma más sencilla de darle un nuevo significado a una carta del Tarot es huir de los dogmas.

¿Qué quiero decir con esto? Pues que los manuales son útiles pero no abarcan la totalidad de la experiencia humana, así que es muy fácil dejarse en el tintero interpretaciones que podrían ser de utilidad en las consultas.

Algunas personas encontrarán más acertado el análisis de los colores presentes en las cartas que lo que de ellas digan los eruditos del Tarot. Otras apostarán por la numerología, otras por la disposición, y así, hasta tener un abanico de interpretaciones válidas pero que chocan entre ellas con facilidad.

El significado de las cartas del Tarot depende de la propia persona

Nosotros tenemos la última palabra en este tipo de cuestiones, y el uso que le demos a las cartas es lo que determinará su significado.

Ya en las nuevas barajas que aparecen en el mercado encontramos ejemplos de libre albedrío en las interpretaciones. Por poner un ejemplo reciente, en la reseña que hice a The Wild Unknown, encontramos que la artista rechazó la idea de emplear las cartas al inverso. Aparte, sustituyó las cartas de corte por simbologías familiares.

Ejemplos de nuevos significados de las cartas del Tarot

La siguiente lista son ejemplos de cambios que diferentes usuarios, entre los que me encuentro, han realizado a sus interpretaciones:

  • Eliminar simbologías negativas, pues se quiere dar un carácter amistoso a la consulta, sin predicciones tremendas que asusten al consultante.
  • Transformar las lecturas obsoletas, pues en casos como el Tarot de Marsella, estamos hablando de simbologías con siglos de antigüedad.
  • Incluir el presente, ya que las realidades en las que nos movemos (sentimentales, laborales, etc.) han variado en las últimas décadas y el Tarot clásico no contempla la mayoría.

Una vez más, insisto en que tú tienes la última palabra. Consultar al Tarot no es una ciencia exacta y quien te diga lo contrario estará cayendo en un dogmatismo nada bueno para la práctica.

Deja que la intuición hable por sí misma y convierte tu experiencia en algo único.

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.