La regresión vivencial son una serie de procedimientos relacionados con la meditación y las religiones orientales como el budismo que indagan en nuestra experiencia pasada. Hoy os explicaré cómo la aplicamos a una tirada de tarot vivencial y los beneficios que ésta aporta a la hora de identificar un problema.

Hace unas semanas os hablé de la tirada básica que empleamos en Tarot Vivencial. Una consulta de 3 cartas que no solo trata de identificar cómo nos sentimos ante una problemática, también trata de ofrecernos dos perspectivas adicionales: una desde el ángulo del problema (o la persona que lo origina) y otra externa, cómo ven nuestro asunto el resto de personas.

La regresión vivencial nos ayuda a identificar el origen del problema

Una vez hemos identificado cómo se aprecia nuestra problemática desde diferentes ángulos, nos interesa identificar cuánto tiempo lleva con nosotros.

Para ello, emplearemos la regresión vivencial, que no es más que un segundo lanzamiento de cartas que requerirá la guía del cartomante y la total atención del consultante.

Cada carta lanzada representará a una etapa vital de la persona. Según su edad, requerirá más o menos cartas. Tengamos en cuenta que la novena carta representa a la tercera edad, mientras que la primera a lo que llaman etapa prenatal. La mayoría de conflictos no requieren llegar a este estadio, aunque, en caso de alcanzarlo, la información que obtengamos nos puede sorprender.

Las fases de la vida de las que depende la regresión vivencial

La regresión vivencial tiene en cuenta las siguientes fases:

  • Etapa prenatal, o los meses que pasamos en el útero de nuestra madre.
  • Primera infancia, que va desde el nacimiento hasta los 3 o 4 años.
  • Niñez temprana, de los 3 a 6 años.
  • Niñez intermedia, de los 6 a los 11.
  • La adolescencia, comprendida entre los 11 y los 17 años.
  • La juventud, una etapa muy amplia que comienza a los 18 y finaliza alrededor de los 35.
  • La madurez, que discurre entre los 35 y los 50.
  • Adultez madura, de los 50 a los 65.
  • La tercera edad, de los 65 en adelante.

Para problemáticas de corto alcance, como nuestras emociones en una situación de desempleo o de búsqueda activa del amor, segmentaríamos de una forma similar que os comentaré en un futuro post.

Lo interesante es mantener la consulta dentro de un sistema basado en el número 9, cifra que nos parece relevante porque cierra un ciclo basado en la unidad, aparte de estar vinculado a la triada de planos físico, intelectual y espiritual.

regresión vivencial resumen

La regresión vivencial paso a paso

Una vez establecida la división en fases, echamos las cartas. La primera representará a la fase en la que nos encontremos.

El cartomante relatará el significado simbólico de la carta aparecida. La profundidad de ese relato depende de cada practicante, aunque nosotros acostumbramos a tener en valor el número del arcano, la orientación de éste así como los colores, las formas y el resto de símbolos gráficos que lo componen.

La persona consultante reflexionará al respecto de ese significado, así como de su estado mental en la época en cuestión. Si su problemática surge de las relaciones amorosas, una carta como, por ejemplo, el Siete de Espadas, que acostumbra a vincularse con el coraje moral y físico, podría despertar el recuerdo de una persona con estas características que pudo o no correspondernos.

Si la consultante no encuentra especialmente significativos los comentarios del cartomante, éste pasaría a la siguiente fase vital.

Podría darse el caso de que la persona consultante no encuentre respuestas en las fases pasadas de su vida. En tal caso, el tarotista tendría que probar con las inmediatamente superiores y trabajar con las expectativas futuras, pues quizá el problema surja de un miedo o preocupación a largo plazo.

Si aun así no llegan a una conclusión, recomendamos anotar las reacciones del consultante a cada carta y analizarlas detenidamente, pues podría ocurrir lo siguiente:

  • Que cambie de tema por miedo a enfrentarse al obstáculo.
  • Que el obstáculo actúe de forma inconsciente.
  • Que el obstáculo indicado no sea realmente el problema que ha animado la consulta.

En cualquiera de estos casos, la regresión vivencial nos ubicará temporalmente y colaborará en la detección y resolución del bloqueo. En futuros artículos analizaremos las fases avanzadas de una tirada de tarot vivencial.

Lo interesante de este sistema es que podéis emplear sus diferentes partes por separado. La regresión vivencial es un ejemplo que podéis introducir en vuestras lecturas, tanto las tradicionales como aquellas orientadas al tarot evolutivo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.