Las relaciones con altibajos son un desafío para un cartomante, ya que, al actualizarse constantemente con nuevas rupturas y reconciliaciones, dificultan la anticipación y ver la problemática desde una perspectiva global.

Este tipo de relaciones sentimentales son muy dolorosas, con subidas y bajadas que malogran las emociones de las personas implicadas.

En estos casos, el Tarot Vivencial es una buena herramienta de reflexión. Os pongo el ejemplo de un amigo al que le ayudé con el tema.

Factores a evitar

El primer paso a la hora de analizar una relación con altibajos es descartar los factores que el Tarot no puede, o no debe, analizar. En este caso:

  • Todo lo relacionado con la pareja. Recuerda que con las cartas solo analizamos la situación del consultante.
  • El futuro inmediato. No sirve de mucho anticipar cuándo será la próxima recaída. Además, estas consultas acostumbran a generar ansiedad ya que no se pueden precisar.

Teniendo esto en cuenta, surgieron las siguientes cuestiones que sí apuntan a la identificación del problema:

  • ¿Por qué estaba en una relación tan dañina?
  • ¿Por qué rompía y se reconciliaba en tan poco tiempo?
  • ¿Qué obtenía de este tipo de relaciones?

La consulta a las cartas

relaciones-con-altibajos

En este caso, inicié el análisis con 2 cartas. Salieron el Diez de Bastos y la Reina de Espadas.

El Diez de Bastos representa al consultante. La carga del personaje habla del peso en la relación. El número de bastos puede representar a la multiplicidad de rupturas y reconciliaciones.

Aun así, el Diez de Bastos es un arcano con buenas expectativas, un fin de ciclo positivo.

Respecto a la Reina de Espadas, se dice de ella que representa a una persona fría y cortante. Desde su pedestal, demanda pleitesía, concede gracias al igual que las quita. Consideré que representaría a la relación.

¿Qué conclusiones sacamos del Diez de Bastos?

diez de bastos tarot

Nos podemos preguntar qué ocurriría de poner fin a la relación. También qué pasaría si nos distanciamos emotiva o físicamente de ella, ya que en la carta aparece una casa en la distancia a la que se dirige el sufrido personaje.

Los bastos aquí se convierten en los aspectos positivos o negativos de la relación. Así, en caso de que los positivos sean dominantes, te los llevas a ese nuevo sitio donde comenzar.

En el caso de que sean negativos, la carta puede representar al arduo camino hasta el lugar donde reposarán para siempre.

En ambos casos, el Diez de Bastos es una carta que simboliza el movimiento.

¿Qué conclusiones obtenemos de la Reina de Espadas?

La interpretación clásica de esta carta habla de una relación donde impera la amistad sobre el sexo. Podríamos estar hablando de una incapacidad para amar.

Aun así, existe una poderosa dualidad representada por el cielo despejado y las oscuras nubes que sobrevuelan la tierra. Mitad calma, mitad tormenta, que bien pueden ser los altibajos de la relación.

La presencia de la espada apunta a un desenlace salomónico. Una justicia que puede desagradar.

¿Qué conclusiones finales llegamos?

El diálogo entre el Diez de Bastos y la Reina de Espadas descubrió una necesidad de finalizar la etapa amorosa o convertirla en amistad.

El problema es que había muchas dudas en cómo hacerlo, y también miedo a ese final, que no a la incertidumbre del porvenir.

La parte buena es que en ambos arcanos hay una presencia elevada del color azul. El azul es un color tranquilizante que representa a la reflexión.

Gracias a esta sencilla tirada de cartas, el chico abrazó la posibilidad de un final en su relación y mantuvo la mente fría en todo momento. Recayeron algunas veces más, pero con menos fuerza.


Imagen de cabecera cortesía de Kelly Sikkema.

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.