Conocimos a Ogui Shuan en la visita que recientemente hicimos al Museo del Tarot, en Barcelona. Ogui es uno de los tarotistas que dan servicio en el establecimiento, aunque su experiencia va más allá de la cartomancia.

Ogui Shuan es maestro chamán de la tradición nagual, con amplia experiencia en magia wiccana y sanación a través de rituales.

Entre los más efectivos se encuentran las lecturas al fuego, que se realizan con un caldero. “La lectura del fuego varía según la hierba empleada, que pueden ser raíces, cortezas, etc. La elección depende de la consulta, si ésta se relaciona con la mente, con las emociones o es física, y junto a un activador, tras la combustión se analiza el resultado”.

Si bien su experiencia bebe de raíces centenarias, Ogui Shuan está al día de las actuales corrientes sobre el Tarot, en especial, su relación con la psicología. Su práctica está enmarcada dentro del tarot evolutivo, que busca “la consecuencia real, no tanto la parte adivinatoria. Las decisiones nos crean un destino alternativo, aunque el punto de partida también es importante.”

Las claves para analizar ese origen están en “la luz, la armonía, los mejores productos. La calidad de las herramientas es crucial”.

Por su parte, Ogui Shuan también colecciona tarots, 300 propios, entre ellos barajas antiguas. “El instinto me dice con cuál trabajar en cada momento. Tarots como el de Jung son muy populares, al igual que The Wild Unknown, muy útil para conectar con las energías femeninas”.

Sobre la práctica del tarot, Ogui opina que “en tres años ha cambiado mucho. Ha pasado por un proceso depurativo, de cambio. Hay un alejamiento de la imagen de los tarotistas de la televisión. Ahora exploramos los materiales, estudiamos, hacemos cursos, viajes a lugares como el Tibet, la India, Israel y sus escuelas cabalísticas. El negocio se depura y aumenta la faceta educativa”.

También hablamos de su relación con Internet. Al comienzo, Ogui Shuan era algo reacio a las redes sociales, pero al dar este paso, comprobó que “gané en alcance, la gente se interesa por mis escritos, sin adoctrinamiento, es una forma de comunicación más profunda”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.