A la hora de realizar una consulta al tarot, ¿usas más la intuición o manuales de tarot? Teniendo en cuenta que un tarotista pasa por distintas fases durante su aprendizaje, la respuesta a esta pregunta no es tan sencilla como parece.

El mejor consejo en estas situaciones sería aplicar una combinación de intuición o manuales de tarot por igual, pero no siempre es posible, ya que recurrir a un libro de consulta en medio de una predicción o sesión de tarot vivencial puede restar la confianza que el consultante haya depositado en nosotros.

Naturalmente, todo dependerá de la confianza que tengamos con esa persona, pero aun así, detenernos para recordar el simbolismo de un arcano puede romper la atmósfera.

Por otra parte, en ocasiones, la intuición puede disparar nuestra intuición hasta tal punto que olvidemos el significado universal de las cartas. No podemos dejarnos llevar por la imaginación y mentirle al consultante dándole respuestas sesgadas o completamente inventadas. No sería ético.

Identificar cuándo abusamos de los manuales de tarot

Como os decía, interrumpir la interpretación con una consulta a vuestro manual favorito es poco recomendable. Si sois grandes comunicadoras, quizá os lo podáis permitir, pero por lo general, es un corte en las energías creadas.

Lo mismo ocurre con las “chuletas”, documentos en los que se resume el efecto de cada arcano y que nunca está de más tener cerca. Personalmente, recomiendo que os hagáis una, en especial si trabajáis con mazos complejos que se alejan del simbolismo clásico. Eso sí, id con cuidado, ya que desplegar un papel sobre la mesa y dedicar un tiempo a consultarlo es tan tedioso como hacer lo mismo con el manual de tarot.

Identificar cuando abusamos de la intuición

Un síntoma de que abusas de la intuición se da al olvidarse por completo el significado simbólico de una carta. En esa pausa en la que no se os ocurre que decir radica el problema, pues la consultante se dará cuenta y, si es perceptiva, descubrirá que has improvisado. En estas situaciones, no dudes en emplear el manual de tarot o una chuleta en la que se resuman los arcanos. Y como decía antes, que sea discreta.

Abusamos de la intuición cuando arrojamos las cartas a gran velocidad sin reparar en los detalles de éstas. Una lectura que únicamente tiene en cuenta el sentido general del arcano puede pecar de imaginativa. Tómate tu tiempo para analizar otros elementos, como las relaciones de las cartas, las disposiciones, los colores y cualquier otro elemento cargado de simbolismo que conecte con tu estilo de lectura.

Cómo emplear por igual la intuición y los manuales de tarot

Insistimos en que dispongas de un resumen de las cartas. Con el tiempo, a medida que recuerdes el simbolismo de éstas, podrás borrar de la chuleta aquellas que controles. Con el tiempo, la lista se hará pequeña y la consulta será más rápida y precisa.

Prueba a incluir en las predicciones un cuaderno en el que apuntar los aspectos más importantes de la predicción. También aquellos que arrojan oscuridad y que requerirán de un estudio posterior. Aunque muchas sesiones de tarot cuentan con un tiempo limitado, en especial, las telefónicas, ocurre que muchos clientes agradecerán un seguimiento por tu parte. No te avergüences por dejar esos puntos que quedaron en el aire para más tarde. Una vez los integres en la consulta, puedes llamar al consultante o escribirle con los nuevos matices de la predicción.

En el fondo, el tarot es un ejercicio de confianza entre dos personas. La mayoría de personas agradecerán la honestidad a la inseguridad de echar mano de los manuales del tarot o caer en la telaraña de un charlatán.

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.