Hace poco me preguntaron si se podían emplear diferentes mazos en una consulta de Tarot.

La verdad es que no existe una normativa que lo impida, así que estoy totalmente a favor.

Para mí, la auténtica pregunta es: ¿De qué nos sirve usar diferentes barajas?

Refuerzo psicológico

Una consulta a las cartas requiere la mejor de las condiciones, así que, si consideras que mezclar barajas te ayudará en tu trabajo, adelante.

Es algo similar a emplear piedras, velas y otros objetos esotéricos. Más allá de sus propiedades energéticas, generan confianza tanto al consultante como al tarotista.

Facilita la lectura

distintas barajas de tarot 2

Cada persona se siente cómoda con una baraja distinta. A algunas les gusta el mazo Rider-Waite por la claridad de sus ilustraciones; otras, por mucho que lo intentan, son incapaces de recordar la simbología tras los arcanos menores del Marsella. A la gente que considera el tarot compatible con la religión, pueden optar por el Golden Tarot. Los indies, por una baraja como El Tarot del fuego, ilustrada por Ricardo Cavolo.

El Tarot es lo bastante flexible para que puedas emplear los mazos que más se adapten a tu estilo. Aquí, el asunto es advertir al consultante de que emplearás diferentes cartas, ya que puede ser una persona más conservadora que tú.

 

Cómo mezclar barajas sin enloquecer

La teoría es sencilla, pero a la que comiences a lanzar cartas sobre el tapete y cada una pertenezca a un mazo distinto, corres el riesgo de desbordarte.

¿Cómo hacerlo? Para empezar, puedes trabajar con grupos de cartas como, por ejemplo:

  • Sustituir las cartas de Corte, pues algunas personas comulgan poco con la simbología real y prefieren tratar directamente con sus alternativas familiares, como la figura del Padre en lugar de la del Rey, la Madre por la Reina, etc.
  • Cambiar los arcanos menores. Como recordar el significado de un arcano por el número es difícil, podéis sustituir las ilustraciones ambiguas por otras más claras.
  • Seleccionar las cartas por color. El color es otro de los elementos que determinan la interpretación. Quizá te interese “entonar” el mazo que empleas eliminando cartas con colores estridentes. Lo mismo sucede con los colores oscuros. Las velas de colores cálidos inspiran mayor confianza que aquellas de, por poner un ejemplo radical, color negro. Con las cartas sucede igual.

A medida que hagas pruebas, encontrarás el estilo con el que te sientas más a gusto. La verdad es que mezclar barajas es un ejercicio creativo que enriquece la práctica tarotista. Puedes tomártelo más o menos en serio, dependerá de la significación que le otorgues.

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.