Una amiga me comentaba hace poco que trató identificarse con el arquetipo que, según ella, más le representaba.

Fracasó.

Nos sentamos a discutir el resultado e identificamos ciertos patrones que, más que acercarla, la alejaban del arcano seleccionado.

Y en qué fracasó:

  • Escogió un arquetipo a partir de sus expectativas, no de su carácter actual. Recomiendo comenzar por los afines. Si eres una persona social, prueba con la Sacerdotisa. Si apuestas por los cambios radicales, aunque parezca mentira, tu arcano es la Muerte.
  • Empleó un mazo equivocado. Aunque existan barajas atractivas en el mercado, lo mejor en estos casos es emplear una con un largo bagaje. El clásico tarot de Marsella o un Rider-Waite son suficientes para trabajar esos pequeños detalles que te permiten reflexionar sobre la carta. Los mazos con simbologías complejas acostumbran a confundir más que ayudar.

Sugerencias para conectar con el arquetipo

Cada maestrillo tiene su librillo, dicen. No puede ser más cierto. En Internet he visto métodos muy recomendables para iniciarse en el Tarot Arquetípico y Vivencial, pero me gustaría matizar algunos puntos.

No es necesario conectar con toda la carta

Con tan solo unos detalles es suficiente. Estos se encargarán de fijarla en tu memoria cuando reflexiones al respecto. Ejemplos de detalles son:

  • El color dominante.
  • El número del arcano.
  • Los elementos (agua, fuego, etc.) presentes.
  • La gestualidad de los personajes (si los hay).
  • Presencia de animales, plantas y naturaleza en general.

Otras personas pueden encontrar un punto de refuerzo en el vestuario, pero como elemento de reflexión es frágil, ya que es cambiante, subjetivo, propio de cada época.

No fuerces los sentimientos

Conectar con tu arquetipo
Foto de Brooke Lark.

Si la carta insiste en tus facetas creativas y el arte nunca ha estado entre tus intereses, ¿por qué insistir? Con ello, solo se consigue que rechacemos al arcano.

Aun así, también puede darse el caso de que no te veas como una persona artística y sí lo seas, aunque a un nivel tan sutil que te sorprenda. La forma en la que doblas la ropa en el armario o dispones los cubiertos sobre la mesa son ejercicios que sin ser arte aspiran a cierta estética. Indaga al respecto y no te quedes con lo evidente.

Aprovecha la experiencia porque lo es todo

conectar-con-el-arquetipo-tarot
Imagen por Jason Wong.

Las experiencias pasadas también son útiles para conectar con el arquetipo. Ciertos aspectos de la carta quizá ya formen parte de tu personalidad. Igualmente, pueden recordarte a situaciones vividas y evocar las emociones que experimentaste con ellas.

La actitud de los arcanos también puede rememorar a personas presentes en tu vida o que dejaron una importante huella. Puedes conectar con el arquetipo al pensar que “es como María”.

Al tener en cuenta estos detalles, mi amiga repitió el ejercicio de conectar con el arquetipo. En este caso y tras varias supervisiones del proceso, sintió que sí, que lo había logrado. Al menos en los aspectos que estaba trabajando.

Por eso siempre recomiendo paciencia con estas prácticas. No ocurren de la noche a la mañana, es un proceso que habitúa al cerebro a nuevos patrones.

Igualmente, puede darse el caso de que no conectes ni a la de tres con el arquetipo. Tu siguiente movimiento sería descubrir el motivo, ya que seguramente hay algo escondido en tu subconsciente que te lo impide.

Esta práctica tampoco es una reprogramación. Si te esfuerzas en cambiar patrones de comportamiento con los que estás muy a gusto, probablemente el ejercicio te causará problemas, incluso dolor.

Mi consejo es que te escuches en todo momento y no te salgas de los objetivos que te hayas planteado. La metáfora del camino es útil, ya que salirse de él puede ser una aventura bonita o conducirte al peligro.

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.