• Disponer las cartas derechas o invertidas en una lectura

Disponer las cartas derechas o invertidas en una lectura

Otra de las preguntas que los iniciados al Tarot se formulan en sus primeras lecturas es la conveniencia o no de la lectura de cartas invertida. Afortunadamente, no existe un consenso y cada persona puede emplear el método con el que más cómoda se sienta. Aun así, he querido desgranar en este post mis preferencias al respecto y los argumentos que motivan tal decisión.

Echar las cartas derechas o invertidas es una decisión que tuve muy clara desde el comienzo de este viaje por el mundo de la cartomancia. Me decidí por emplear ambas direcciones porque soy un ser humano y nuestro devenir siempre ha estado ligado a la confrontación y a las contradicciones. Las he necesitado en el pasado y no tengo la menor duda de que también me serán necesarias en el futuro.

La disposición de las cartas decide su efectividad

Que aparezcan las cartas derechas o invertidas no resulta tan crucial como la posición que ocupen en la lectura. Un Mago invertido situado en el pasado habla de indecisión ya superada. En cambio, la misma carta como posible futuro adquiere distinta relevancia.

La Muerte ubicada a la izquierda en una lectura en forma de cruz habla de cambio definitivo pero, posiblemente, y dependiendo de las cartas vecinas, éste sea un cambio para bien.

Un juego de miradas

Uno de los aspectos que suelo tener bastante en cuenta en las lecturas pasa por detectar la dirección en la que miran los arcanos, ya sean menores o mayores.

El Loco en posición normal mira hacia la izquierda, mientras que el Loco en posición invertida mira a la derecha. El Loco es una carta poderosa que contagia de sus energías a los naipes vecinos, Más allá del simbolismo propio, la posición invertida también genera nuevas e interesantes lecturas.

La complejidad es la gran respuesta

Las combinaciones entre las cartas del Tarot son casi infinitas. Si añadimos a este cálculo las posiciones invertidas, el nivel de complejidad es aún mayor. Complejidad como la que encontramos en nuestro día a día, en la toma de decisiones, en las interacciones con otras personas.

Las cartas, al ser arquetipos universales, también simbolizan nuestra peor cara. Esos días en los que nos levantamos con el pie izquierdo pero, aun así interactuamos con el resto de mortales. Con el Tarot ocurre algo parecido, pues aunque existan elementos menos convenientes, en el fondo trabajan por un todo que representa a nuestra vida.

By | 2018-01-27T09:00:48+00:00 julio 27th, 2017|Iniciación|Sin comentarios

Deje su comentario